Visitas Guiadas

Catedral de Santiago + Museo de la Catedral + Pazo de Xelmírez + Colegiata de Sar
  • Descuento: 100%
    12,00€ 0,00€
  • Disponibilidad: del 15/03 al 02/11
  • Horario: L-S 12:30
  • Localización: Praza do Obradoiro
  • Duración: 1 hora y media
  • Idioma: Castellano
  • Teléfono: +34 981 587 454
  • Visita guiada a la Catedral: Emociónate con la historia del monumento más emblemático de la ciudad, con la ayuda de guías expertos.
  • Museo de la Catedral: Pase gratuito y con visita guiada al museo, el claustro, la biblioteca y el tesoro de la catedral de Santiago de Compostela.
  • Pazo de Xelmírez: Visita este espléndido conjunto arquitectónico medieval anexo a la Catedral y que acoge exposiciones temporales.
  • Colegiata de Sar: Descubre la singularidad de esta iglesia en la que llaman la atención la inclinación de sus columnas y los contrafuertes exteriores.

Este templo, en el que se encuentra el sepulcro del Apóstol Santiago, es uno de los principales destinos de peregrinación de Europa y uno de los monumentos más representativos y visitados de España. Con las explicaciones que te proporcionará el guía, podrás descubrir todos los secretos de la catedral y observar las constantes alteraciones y añadidos que ha ido sufriendo a lo largo de los siglos.

Su museo, y las estancias complementarias que podrás visitar, acogen importantes colecciones que te permitirán conocer la historia de la catedral y la evolución de la ciudad.

Durante el recorrido podrás observar piezas arqueológicas y de las antiguas fachadas de la catedral, tapices de maestros como Rubens y Goya, la reconstrucción del antiguo coro pétreo, obras del Maestro Mateo y muchas más.

Además podrás visitar de manera libre el Pazo de Xelmírez, antiguo palacio episcopal en el que se conserva el antiguo Pórtico Romano, la cocina medieval y el salón de fiestas y comidas del S. XIII.

También de manera libre podrás descubrir la Colegiata de Sar, un increíble templo románico del S. XII donde llama la atención la inclinación de sus pilares interiores, sobre la cual existen numerosas teorías: bien la de que fue un error de construcción, bien por la inestabilidad del terreno (debido a la cercanía del río) o bien dada la acusada elevación de las naves laterales. Así, en este sentido, los arbotantes exteriores evitan una mayor inclinación del templo.